• juan-mozos-slide3-03
  • juan-mozos-slide3-04
  • juan-mozos-slide3-02
  • juan-mozos-slide3-01
  • juan-mozos-slide3-05

Llegó a mí la propuesta de las clases de Juan como la primera brizna de aire cálido primaveral después de un invierno. Pinceles, lienzos y óleos hibernaban desde hacía tiempo en una polvorienta esquina del trastero y entonces escuché que Juan había comenzado a dar clases de pintura. Era finales de enero de 2014.

El blanco cegador de cada lienzo te hace dudar cada vez que lo enfrentas y sin embargo ahí está Juan para ubicarte, contagiarte su mirada y conseguir dar esa profundidad necesaria para generar volumen en un plano; y la figura crece y se retuerce poco a poco hasta definir contornos, curvas, sombras y luces. Compartimos unos con otros nuestra alegría o frustración de este momento creativo a lo largo de dos horas cada lunes. Resoplando, riendo, aprendiendo de los trazos de los demás.

Juan Mozos vive y trabaja en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar desde 1993, donde se caracteriza por ser discreto, solitario, amante de su entorno, escéptico, crítico, e incluso algo irónico, fiel a sus amigos y compromisos, generoso y un excelente artista. Vive su faceta artística con una ausencia total de ego, que choca, hoy más que nunca, con el devenir de los tiempos de escaparate tecnológico.

Juan comparte sus conocimientos de forma gratuita. Sin faltar a su compromiso cada semana, nos enseña a pintarnos a nosotros mismos, la desnudez de otra persona, la realidad de nuestro entorno o a interpretar la mirada de otro autor. Hemos desaprendido la rigidez en las líneas y aprendido poco a poco a irnos asomando al precipicio de la creatividad. Por supuesto que no sólo hablo de arte. Gracias Juan.

 Alumnos de Juan Mozos.

El Eco del Parque 08. Verano 2017

Aprender a Ver es el más largo aprendizaje de todas las Artes.

– Edmond y Jules De –

Amar el Arte. De todas las mentiras es la menos falaz.

– Gustabe Flaubert –

Generoso, valiente y abierto de espiritu, sensible siempre a todo lo que gravita alrededor suyo. Juan crea sin apropiarse de nada, sin esperar nada. Produce con un gran respeto a la naturaleza, al ser humano, lejos de cualquier tendencia maniquea, posesiva o dogmática. Es audaz, radical y la osadía y la curiosidad permanente le permiten deslizarse eficazmente de unos temas a otros, de unas maneras a otras y, sobre todo, después de haber intentado dinamitar el estilo de mil formas, el estilo empieza a quedarse ahí. El arte para él es un gran miserio.

– L.Cobo. –

El artista no es un técnico. Este es un concepto fundamental que hay que tener en cuenta para comprender la motivación que guía a un artista y el camino que recorre. El artista trabaja buscando, sin saber hasta que parte del camino intuido va a llegar; a veces, como acabo de decirte, fracasando. En cambio el técnico es aquel que sabe lo que tiene que hacer desde el principio , y lo hace perfectamente. El primero, indaga, inventa y tropieza, y el segundo, repite, se repite; realiza, si quieres, a la perfección, pero aquello que realiza ya está inventado.

– E. Chillida –

Quien quiere embellecer las cosas para sus representación tiene que hacer como el poeta que quiere embellecer un pensamiento: debe tensarlo en el metro y poner el hilo del ritmo sobre él; para que se adecue al verso, tiene que deteriorar un poco el pensamiento. El deterioro del conocimiento para después plegar las cosas al arte: un secreto de los que saben vivir con placer.

– F. Nietzsche –

Las autoridades sanitarias deberían advertir que el trabajo, como producto de nuestra economía de mercado, perjudica seriamente la salud: produce riesgo de enfermedades mentales y mortales; todo tipo de discapacidades físicas y acorta la vida. En definitiva: el trabajo mata.

– Anónimo del s.XXI –

Soy un artista que no está demasiado influenciado por las corrientes imperantes. Siempre he buscado la evolución en mis propias ideas. En mi obra tiene gran importancia la expresión, la presencia de lo abstracto, el gesto, lo automático y lo simbólico. En esta página web podemos ver algunos de los múltiples "Juan Mozos" existentes. Chorreones de pintura intencionados construyendo figuras solitarias con ademanes de movimiento, cuasi primitivas, con apenas dos colores (negro y tierra roja), primitivos también. Y color, color con pinceladas grandes que construyen y destruyen. Los fondos uniformes, vibrantes, diáfanos, sugerentes y las formas simples, casi esquemáticas; conforman en la composición una semántica de signos para analizar y contemplar.

"La gestualidad emotiva intencionada.

Total o parcial deconstrucción de las formas.

Sintesís y esquemas de ellas.

Duros contrastes.

Expresión. Color.

Cabezas pensantes preñadas de signos.

Insinuación de formas aparentes.

Preñadas cabezas de signos pensantes.

Aparentes formas de insinuación.

Blanca e inmensa soledad que todo lo envuelve"

– J.Mozos –

Desde los pintores de los orígenes (...) el arte ha sido siempre arte y no naturaleza. Y desde el punto de vista del arte no hay formas concretas ni formas abstractas, sino sólo formas que son mentiras más o menos convincentes.

– Picasso –

“La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos”. 

– Francisco de Goya -

A veces, en días de luz perfecta y exacta, cuando las cosas tienen toda la realidad que pueden tener, me pregunto sin prisa porque tan siquiera atribuyo belleza a las cosas. Una flor, ¿tiene acaso belleza?. ¿Es bello, acaso, un fruto?. No: tienen forma y color y existencia tan sólo. Belleza es el nombre de una cosa que no existe y que doy a las cosas a cambio del agrado que me dan. No significa nada. Entoces, ¿por qué digo de las cosas que son bellas?. Sí, incluso hasta a mí, que vivo solamente de vivir, vienen invisibles a encontrarme las mentiras del hombre ante las cosas, ante las cosas que simplemente existen. ¡Qué difícil es ser uno mismo y no ser sino cuanto es visible!

– Fernando Pessoa – Poesías completas de Alberto Caeiro

Juan pinta como ese poeta de la naturaleza que era Alberto Caeiro (uno de los heterónimos de Fernando Pessoa), con una aplastante naturalidad desnuda de conceptos aprendidos pero llena de fuerza, fuerza que es razón incontestable, un valor que se sitúa por encima de la erudición y a la par de los iluminados. La naturalidad con la que resuelve sus rostros, la rotundidad plástica con la que elimina las anécdotas pictóricas de su obra para hacerla concisa y precisa aleccionan a los que, con muchas obras ya en las espaldas, y tal vez cargados de conocimientos, mantenemos las formas dentro de los umbrales de la educación recibida. Esto lo advertimos en un primer momento por la elección del blanco del soporte como la mejor fuente de luz, y ahí tenemos que darle toda la razón. Pero…¿ y el negro? El uso del negro toma en Juan una dimensión que lo acerca a los postulados de un expresionismo personal, sin ismo, a una fuerza primigenia, que emana de él y que se apodera de su pintura. Por eso se ve acompañado siempre de un gesto poderoso, por lo inmediato o por lo fuerte. Su negro partió de un dibujo seguro, como en una prehistoria individual, como una Altamira revivida, de una iluminación poderosa y se ha adueñado de su espectro convirtiéndose en el verdadero arquitecto cromático, lumínico y formal de sus pinturas. Porque ese sentido primitivo subyace en la obra de Juan acercándolo a la propia naturaleza, acercando el hecho pictórico al hecho humano en sí, y su temática nos lo corrobora. El hombre, del que huye en una regresión pictórica y humana, convirtiéndose así en su psicoanalista plástico, permítanme el término. Porque si todos necesitamos de una terapia, Juan lo sabe, el es su primer paciente, y por tanto su primer modelo.

– Juanma Pérez G. – Artista Pintor

El color expresa algo más recóndito y subjetivo que el mundo natural. Es la manifestación de la sensibilidad, las creencias y las fantasías humanas. En la valoración y el uso de los colores se vuelca la espiritualidad de una época, las luces y las sombras de las personas. Por eso, los artistas auténticos no debían sentirse esclavizados por el mimetismo pictórico frente al mundo natural: bosque verde, cielo azul, mar gris, nube blanca. Su obligación es usar los colores de acuerdo a urgencias íntimas o al simple capricho personal: sol negro, caballo azul, nubes verdes. Los artistas para presevar su autenticidad, deben prescindir de modelos y pintar fiándose exclusivamente de su memoria. Así su arte materializa mejor sus verdaderas o verdades secretas.

– Mani Velibi-Zumbul – Artista y Filósofo Turco

Pintar es un oficio de viejos, se aprende poco a poco. Tiziano y Goya pintaron sus mejores cuadros a los 80 años. Goya siempre fue un grandísimo pintor, pero si hubiera muerto joven habría sido sólo un pintor genial; el gran Goya empieza después. Claro que, desde esa convicción, uno tiende a pensar que todo lo que he hecho hasta ahora es una mierda y lo bueno está por llegar. Que el proceso de creación de un cuadro sea placentero o doloroso es indiferente. Lo que queda en la memoria es la intensidad del momento. Como el Amor. A veces es placentero, a veces doloroso, pero siempre quieres volver a ese estado. La vida de los pintores son sus obras, y en ese ámbito privado que no se ve hay también muchos fracasos, muchas empresas fallidas. El artista ha de poder permitirse cualquier osadía. Cada cuadro es como un milagro. Siempre hay un momento donde todo parece que se derrumba, ves venir el desatre, y ese vértigo, esa sensación de fracaso asusta, pero al mismo tiempo es necesario para seguir trabajando. La angustia, la curiosidad, la soledad del artista....siempre trabajas con tu propia vida.

– Miguel Barceló 

Cuando decimos que un cuadro funciona, es como si reconociéramos que el cuerpo está intacto, entero, enérgico, sensible, vivo. Esto se puede decir...independientemente de si es abstracto o figurativo, estilísticamente experimental o conservar.

– Andrew Forge – Critico de Arte

El pintor por deber tiene que sumergirse completamente en la naturaleza y utilizar toda su inteligencia, poner todo su sentimiento en su obra, para que ella se vuelva comprensible para los otros.

– Vicent Van Gogh –

La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariciencia.

– Aristóteles –